Cómo llevar tu negocio a Internet sin morir en el intento

por | Jul 23, 2021

Trasladar el negocio o empresa física a Internet es uno de los principales desafíos que hoy afrontan quienes gerencian todo tipo de emprendimientos comerciales.

La pandemia creó un enorme abismo entre aquellos negocios que ya se encontraban digitalizados y los que -en plena crisis sanitaria- tuvieron que salir a conquistar el lenguaje digital, sin tiempo ni espera para planificar estrategias.

¿Cómo pasar, en tiempo record y en forma efectiva, tu actividad a Internet?

La actividad digital lleva tiempo, dedicación y algo fundamental: la habilidad de contar hechos en forma visual, algo que no necesariamente coincide con las capacidades de los equipos ya existentes en una empresa.

Todavía recuerdo cuando el gerente de una compañía con gran trayectoria en el mercado, me dijo -en confianza y con algo de pudor- que no sabía usar las redes sociales.

Qué bueno que pudo compartirlo y sacarse ese peso de encima, pensé, porque al final de cuentas, aunque la realidad se empecina en sugerir otra cosa, lo digital no siempre es un lenguaje accesible para todos.

En otras palabras, cuando alguien reconoce “no puedo con esto”, está dando un gran paso adelante. A partir de ahí es posible crecer de la mano de especialistas que pongan en marcha la comunicación digital de una empresa.

¿Por dónde se empieza?

Compartimos 6 acciones que te permitirán llevar en tiempo y forma tu negocio a Internet. Nos basamos en propuestas que verdaderamente harán crecer tu actividad; algunas de ellas, están pensadas para repetir una y otra vez en forma creativa y dinámica.

1. Desarrollo de identidad corporativa

Crear un logo que identifique a la empresa y registrarlo en el Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual (INPI). Este logo estará presente en cada pieza publicitaria que se desarrolle a futuro y marcará en gran medida la fuente (tipografía) y paleta de colores de la imagen de marca.

En caso de contar con un logo existente, hay que tener en cuenta que éste se visualice correctamente en distintos formatos. Por ejemplo, debe poder destacarse tanto en un fondo claro como en uno oscuro, así como también es importante que las reducciones del mismo sigan siendo representativas de la marca.

2. Búsqueda de validaciones

Si tu modelo de negocio tiene local físico, es interesante lograr recomendaciones o comentarios positivos en Google Mi Negocio. Si nos ponemos en el lugar del consumidor, ¿qué es lo primero que buscamos de una empresa o producto antes de comprar? Entramos a Google para ver su reputación.

Nosotros lo hacemos desde el principio de nuestra agencia. Si googleas «Grupo Vansur» vas a encontrar decenas de comentarios y calificaciones de clientes satisfechos.

Lograr que el cliente avale públicamente tus productos o servicios, que te recomiende, califique y promueva en redes sociales es un gran aporte para la comunicación de la marca.

Del mismo modo, el aval de influencers o referentes afines aporta gran valor y otorga seguridad a futuros compradores.

3. Página web

En la modalidad física, la calidad de las instalaciones es una de las variables que aportan valor a la marca. Lo mismo sucede con la versión digital de los negocios o empresas. Tener una página web funcional y bien diseñada es tan importante como tener una linda oficina o un impactante salón de ventas.

Una página web contiene información sobre la empresa, los productos o servicios que ofrece, la visión, trayectoria y todos los aspectos que podemos denominar “institucionales”.

Entre sus principales beneficios, figura la posibilidad de alcanzar un buen posicionamiento en los motores de búsqueda (SEO) para ser rastreados de forma orgánica por nuestros potenciales clientes.

4. Definir un producto o servicio estrella

Esta acción permitirá armar una propuesta de valor que te diferencie de la competencia.

La ventaja comparativa puede surgir de un análisis de los precios, la calidad, la forma de entrega o de pago, entre otros aspectos que definen la actividad de cada rubro.

Es muy importante entender cuál es la puerta de entrada a nuestra empresa, aquello que nos va a permitir fidelizar al cliente para luego ofrecerle toda nuestra gama de productos.

5. Acciones de marketing para comercializar

El siguiente paso es la puesta en marcha de acciones dirigidas al público objetivo.

En este campo, hay muchas estrategias para desplegar: desde las más tradicionales –como la entrega de volantes o folletos- hasta la realización de campañas en Google Ads, el envío de newsletters, el email marketing, acciones directas con influencers y visibilidad en redes sociales, entre otras que iremos viendo en detalle en próximos posteos.

En materia de redes sociales, Facebook e Instagram pueden ser grandes aliados de la comunicación, pero no son los únicos. Según el rubro, pueden ser más útiles redes como Linkedin, Youtube, Pinterest u otras más de nicho.

No es en absoluto necesario abarcar todos los canales de marketing que tengamos delante, sino elegir aquellos que resulten más eficientes para nuestra empresa.

6. Estrategias de fidelización de clientes

Hay variadas formas de lograr que el cliente supere la primera compra. Ofrecer descuentos, acompañarlo en el desarrollo de un siguiente paso, asesorar y brindar el mejor servicio postventa, son algunas de las iniciativas que pueden ayudar a que la relación comercial se mantenga en el tiempo.

En síntesis, llevar tu negocio a Internet y potenciar tu marca, es una actividad desafiante que requiere de la implementación de estrategias creativas, profesionales y -lo más importante- sostenidas en el tiempo.

Como hemos visto, diseñar una identidad fuerte y tener una página web institucional son los primerísimos y necesarios pasos. Luego hay una batería de opciones para elevar y amplificar la propuesta.

En próximas entregas iremos viendo en detalle cada uno de estos puntos que ayudarán a tu empresa a darse conocer en el mundo digital.